Blockchain

Los pasos para garantizar que una red sea segura

Los pasos para garantizar que una red sea segura

En los últimos años, las plataformas blockchain se han convertido en la pieza central de muchas conversaciones tecnológicas en todo el mundo. Esto se debe a que la tecnología no solo se encuentra en el corazón de casi todas las criptomonedas que existen en la actualidad, sino que también es compatible con una variedad de aplicaciones independientes. En este sentido, cabe señalar que el uso de blockchain ha penetrado en una gran cantidad de sectores novedosos, incluidos la banca, las finanzas, la gestión de la cadena de suministro, la atención médica y los juegos, entre muchos otros.

Como resultado de esta creciente popularidad, las discusiones relacionadas con las auditorías de blockchain han aumentado considerablemente, y con razón. Si bien las cadenas de bloques permiten transacciones descentralizadas entre pares entre individuos y empresas, no son inmunes a los problemas de piratería y la infiltración de terceros.

Hace solo unos meses, los malhechores pudieron violar la plataforma de cadena de bloques enfocada en juegos, Ronin Network, y finalmente se abrieron camino con más de $ 600 millones. De manera similar, a fines del año pasado, la plataforma Poly Network, basada en blockchain, fue víctima de una estratagema de piratería informática que resultó en la pérdida del ecosistema por valor de más de $ 600 millones en activos de los usuarios.

Hay varios problemas de seguridad comunes asociados con las redes blockchain actuales.

El enigma de seguridad existente de Blockchain

Aunque la tecnología blockchain es conocida por su alto nivel de seguridad y privacidad, ha habido bastantes casos en los que las redes han contenido lagunas y vulnerabilidades relacionadas con integraciones e interacciones inseguras con aplicaciones y servidores de terceros.

Del mismo modo, también se ha descubierto que ciertas cadenas de bloques sufren problemas funcionales, incluidas vulnerabilidades en sus contratos inteligentes nativos. Hasta este punto, a veces los contratos inteligentes (piezas de código autoejecutable que se ejecutan automáticamente cuando se cumplen ciertas condiciones predefinidas) presentan ciertos errores que hacen que la plataforma sea vulnerable a los piratas informáticos.

Reciente: Bitcoin y el sistema bancario: puertas cerradas y fallas heredadas

Por último, algunas plataformas tienen aplicaciones ejecutándose que no se han sometido a las evaluaciones de seguridad necesarias, lo que las convierte en posibles puntos de falla que pueden comprometer la seguridad de toda la red en una etapa posterior. A pesar de estos problemas evidentes, muchos sistemas de cadena de bloques aún no se han sometido a un control de seguridad importante o a una auditoría de seguridad independiente.

¿Cómo se realizan las auditorías de seguridad de blockchain?

Aunque en los últimos años han surgido en el mercado varios protocolos de auditoría automatizados, no son tan eficientes como los expertos en seguridad que utilizan manualmente las herramientas a su disposición para realizar una auditoría detallada de una red blockchain.

Las auditorías de código de blockchain se ejecutan de manera altamente sistemática, de modo que todas y cada una de las líneas de código contenidas en los contratos inteligentes del sistema pueden verificarse y probarse debidamente mediante un programa de análisis de código estático. A continuación se enumeran los pasos clave asociados con el proceso de auditoría de blockchain.

Establecer el objetivo de la auditoría.

No hay nada peor que una auditoría de seguridad de blockchain mal aconsejada, ya que no solo puede generar mucha confusión con respecto al funcionamiento interno del proyecto, sino que también puede agotarse el tiempo y los recursos. Por lo tanto, para evitar quedarse atrapado en una falta de dirección clara, es mejor que las empresas describan claramente lo que pueden estar buscando lograr a través de su auditoría.

Como su nombre lo indica claramente, una auditoría de seguridad está destinada a identificar los riesgos clave que pueden afectar un sistema, una red o una pila tecnológica. Durante este paso del proceso, los desarrolladores suelen reducir sus objetivos para especificar qué área de su plataforma les gustaría evaluar con la mayor cantidad de rigor.

No solo eso, es mejor para el auditor, así como para la empresa en cuestión, delinear un plan de acción claro que debe seguirse durante la totalidad de la operación. Esto puede ayudar a evitar que la evaluación de la seguridad se desvíe y que surja el mejor resultado posible del proceso.

Identificar los componentes clave del ecosistema blockchain

Una vez que los objetivos centrales de la auditoría se han establecido en piedra, el siguiente paso suele ser identificar los componentes clave de la cadena de bloques, así como sus diversos canales de flujo de datos. Durante esta fase, los equipos de auditoría analizan minuciosamente la arquitectura tecnológica nativa de la plataforma y sus casos de uso asociados.

Al participar en cualquier análisis de contrato inteligente, los auditores primero analizan la versión actual del código fuente del sistema para garantizar un alto grado de transparencia durante las últimas etapas de la pista de auditoría. Este paso también permite a los analistas distinguir entre las diferentes versiones de código que ya han sido auditadas en comparación con cualquier cambio nuevo que se haya realizado desde el comienzo del proceso.

Aislar problemas clave

No es ningún secreto que las redes de cadena de bloques consisten en nodos e interfaces de programación de aplicaciones (API) conectados entre sí mediante redes públicas y privadas. Dado que estas entidades son responsables de realizar retransmisiones de datos y otras transacciones centrales dentro de la red, los auditores tienden a estudiarlas en gran detalle, realizando una variedad de pruebas para asegurarse de que no haya fugas digitales presentes en ningún lugar de sus respectivos marcos.

Modelado de amenazas

Uno de los aspectos más importantes de una evaluación exhaustiva de la seguridad de la cadena de bloques es el modelado de amenazas. En su sentido más básico, el modelado de amenazas permite que los problemas potenciales, como la falsificación y la manipulación de datos, se descubran de manera más fácil y precisa. También puede ayudar en el aislamiento de cualquier posible ataque de denegación de servicio al mismo tiempo que expone cualquier posibilidad de manipulación de datos que pueda existir.

Resolución de los problemas en cuestión

Una vez que se ha completado un desglose completo de todas las amenazas potenciales relacionadas con una red blockchain en particular, los auditores generalmente emplean ciertos sombreros blancos (a la ético) técnicas de piratería para explotar las vulnerabilidades expuestas. Esto se hace con el fin de evaluar su gravedad y los posibles impactos a largo plazo en el sistema. Por último, los auditores sugieren medidas de remediación que los desarrolladores pueden emplear para proteger mejor sus sistemas de cualquier amenaza potencial.

Las auditorías de blockchain son imprescindibles en el clima económico actual

Como se mencionó anteriormente, la mayoría de las auditorías de blockchain comienzan analizando la arquitectura básica de la plataforma para identificar y eliminar posibles brechas de seguridad desde el diseño inicial. A continuación, se realiza una revisión de la tecnología en juego y su marco de gobernanza. Por último, los auditores buscan identificar problemas relacionados con contactos y aplicaciones inteligentes y estudiar las API y los SDK asociados a la cadena de bloques. Una vez que se concluyen todos estos pasos, se entrega una calificación de seguridad a la empresa, lo que indica su preparación para el mercado.

Reciente: Cómo la tecnología blockchain está cambiando la forma en que las personas invierten

Las auditorías de seguridad de Blockchain son de gran importancia para cualquier proyecto, ya que ayudan a identificar y eliminar las lagunas de seguridad y las vulnerabilidades sin parches que pueden acechar al proyecto en una etapa posterior de su ciclo de vida.

Fuente