Regulaciones y políticas

Hasta el momento se han presentado 7 demandas colectivas contra SBF, según muestran los registros

Hasta el momento se han presentado 7 demandas colectivas contra SBF, según muestran los registros

La cantidad de demandas contra el ex director ejecutivo de FTX, Sam Bankman-Fried, se ha ido acumulando desde la caída de su criptoimperio, y el ex “caballero blanco” de las criptomonedas se encontró como demandado en siete demandas colectivas presentadas desde la quiebra de FTX.

Estas demandas son independientes de las numerosas pesquisas e investigaciones que examinan a FTX y Sam Bankman-Fried, como una pesquisa de manipulación del mercado informada por los fiscales federales y la probable investigación de la Comisión Federal de Elecciones sobre las donaciones de dinero oscuro de Bankman-Frieds al Partido Republicano.

A continuación se muestra un resumen de las demandas colectivas presentadas contra Sam Bankman-Fried desde el 11 de noviembre.

7 de diciembre: Podalsky et al. v. Bankman-Fried et al.

En esta demanda colectiva demanda judicial presentada por Gregg Podalsky y otras cuatro personas, los antiguos clientes de FTX acusan a Golden State Warriors, Bankman-Fried y muchas otras celebridades y ejecutivos de FTX de inducir de manera fraudulenta a “inversores poco sofisticados” a comprar valores no registrados en forma de cuentas con rendimiento, lo que resulta en clientes que pierden miles de millones de dólares.

Otras figuras públicas también nombradas en la demanda son Tom Brady, Kevin O’Leary, Stephen Curry, Trevor Lawrence y Shaquille O’Neal, y Podalsky exige que el caso tenga un juicio con jurado.

5 de diciembre: Jessup v. Bankman-Fried et al.

El cliente de FTX, Michael Elliott Jessup, ha trajo una demanda colectiva contra Bankman-Fried, la ex directora ejecutiva de Alameda Caroline Ellison y otros ejecutivos de FTX acusándolos de fraude, enriquecimiento injusto y conversión.

El enriquecimiento injusto en casos legales se refiere a situaciones en las que una persona se enriquece a expensas de otra, en circunstancias que la ley considera injustas, mientras que la conversión se refiere a situaciones en las que una persona ‘convierte’ la propiedad de otra para sí misma.

Jessup, quien también exigió que el caso tenga un jurado, alega que los clientes que tenían fondos en FTX tenían la posesión legítima de sus criptoactivos, y que los demandados transfirieron estos activos a Alameda Research sin la autoridad para hacerlo, lo que constituye conversión en el ojos de los abogados de Jessup.

2 de diciembre: Hawkins v Bankman-Fried et al.

Presentada en California, esta demanda es una clase acción presentado por Russell Hawkins, un cliente de FTX que tenía fondos en el intercambio, en nombre de todos aquellos en situaciones similares y alega que los clientes fueron engañados por prácticas desleales y engañosas.

Los acusados ​​incluyen a Bankman Fried y otros ejecutivos de FTX, así como a las firmas de contabilidad Armanino y Prager Metis, quienes emitieron informes certificados que consideraban que FTX gozaba de buena salud financiera, y la presentación señalaba:

“Como se establece en este documento, los Demandados Individuales hicieron declaraciones con respecto a los YBA [Yield-bearing accounts] y las Entidades FTX que eran falsas o engañosas. Representaron públicamente que las Entidades FTX y los YBA eran una forma viable y segura de invertir en criptografía, una declaración diseñada para engañar a los consumidores para que inviertan con las Entidades FTX”.

23 de noviembre: Pierce v. Bankman-Fried et al.

Con el mismo demandados como el caso Hawkins, el cliente de FTX, Stephen Pierce, presentó una demanda colectiva en California acusando a Bankman-Fried de ser “uno de los grandes fraudes de la historia”, y que él “y su círculo íntimo trataron esos activos como un fondo para sobornos para financiar sus propias inversiones propietarias y una variedad de despilfarros personales”.

Una vez más, el demandante (Pierce) ha exigido un jurado, quien alega que se ha violado la Ley de organizaciones corruptas e influenciadas por el crimen organizado (RICO).

El crimen organizado es un tipo de crimen organizado en el que se establece un esquema u operación ilegal coordinada que permite a los perpetradores obtener ganancias de manera constante.

21 de noviembre: Kavuri v. Bankman-Fried et al.

El cliente de FTX, Sunil Kavuri, ha archivado una demanda colectiva en Florida similar a Podalsky v Bankman-Fried, en la que los demandados enumerados incluyen celebridades o figuras públicas que respaldaron o promovieron FTX, supuestamente sin revelar su pago o participación en la empresa.

También es un caso que la Comisión de Bolsa y Valores puede estar vigilando de cerca, con Kavuri alegando que FTX estaba promocionando valores no registrados que se presentaron de manera fraudulenta como valores en un esfuerzo por atraer clientes y generar interés.

20 de noviembre: Lam v. Bankman-Fried

Elliot Lam, residente de Hong Kong y cliente de FTX, es el demandante en otra demanda colectiva presentada en California, que alega que Bankman-Fried, Ellison y los Golden State Warriors han violado las leyes de California sobre publicidad engañosa y competencia desleal, y también han cometido encubrimiento fraudulento y conspiración civil.

Lam afirma que los demandados vendieron y comercializaron al público que no podía haber conocido la “verdadera naturaleza de FTX y YBA”, y que si el público hubiera tenido la misma información que los demandados, no habrían optado por usar los productos de FTX, lo que constituye ocultación fraudulenta.

15 de noviembre: Garrison v. Bankman-Fried et al.

Esta demanda una vez más incluye el conjunto completo de actores famosos y figuras públicas que se cree que respaldaron o participaron en campañas de marketing para FTX, la demanda colectiva presentada por Edwin Garrison en Florida alega que a los YBA de FTX se les ofrecieron valores ilegalmente.

Relacionado: Sam Bankman-Fried pierde la fecha límite para responder a la solicitud de testimonio, ¿y ahora qué?

Garrison también acusa a FTX de haberse involucrado en prácticas comerciales engañosas e injustas, y participó en un “esquema fraudulento” que intencionalmente se aprovechó de “inversores poco sofisticados”.

Una vez presentadas estas denuncias y los documentos necesarios, se les daba un número de expediente y de inmediato se asignaban a un juez. A partir de ahí, cada uno de los acusados ​​recibe una citación y una denuncia, y el juez establecerá un cronograma que detallará los próximos pasos.

Fuente