Regulaciones y políticas

‘El objetivo principal del euro digital aún no está claro’

'El objetivo principal del euro digital aún no está claro'

El Banco Central Europeo (BCE) tiene previsto lanzar un prototipo del euro digital en 2023. En los próximos cinco años, Europa podría tener su propia moneda digital del banco central (CBDC) en funcionamiento. Sin embargo, todavía hay muchas preguntas en torno a la posible moneda digital. ¿En qué forma podría emitirse? ¿Llega demasiado tarde el BCE a la fiesta de las CBDC, especialmente en comparación con otros bancos centrales como el de la República Popular China? Para responder a estas y otras preguntas, Cointelegraph en alemán habló con Jonas Gross, presidente de Digital Euro Association (DEA) y miembro del panel de expertos del European Blockchain Observatory and Forum.

nuevo efectivo digital

Gross dijo que, en comparación con el efectivo digital emitido por un banco comercial, el dinero del banco central conlleva menos riesgos. Un banco comercial siempre puede quebrar, pero un banco central no puede porque, en caso de emergencia, puede imprimir tanto dinero como sea necesario. Y, en tiempos de crisis, la gente puede querer, al menos en teoría, transferir todo su dinero digital de un banco privado al banco central, lo que significará el fin del negocio de los bancos comerciales.

Existen dos mecanismos potenciales para evitar tal escenario: establecer un límite en la cantidad de fondos que un ciudadano puede tener en dinero del banco central o implementar una tasa de interés negativa aplicada a los fondos de CBDC por encima de un límite específico.

“El euro digital se convertirá principalmente en una especie de efectivo digital, también en un nuevo método de pago y menos en una reserva de valor. El banco central no quiere quitarle el negocio a los bancos”.

Anonimato completo

El euro digital no será adoptado por los ciudadanos de la Unión Europea si no tiene ciertas características como el anonimato completo, dijo Gross. Su equipo hizo un estudio que mostró que es tecnológicamente posible hacer un euro digital tan anónimo como el dinero en efectivo. También es técnicamente posible, sostuvo Gross, permitir que los pagos digitales en euros permanezcan anónimos solo hasta un cierto umbral, digamos hasta 10,000 euros, por encima del cual podría requerirse identificación. “Esto puede ser una gran ventaja para el euro digital, especialmente en vista del hecho de que el efectivo es cada vez menos importante”, dijo Gross.

“En un caso extremo, en unas pocas décadas podría haber muy poco uso de efectivo, como ocurre ahora en China o Suecia. Y, si no tuviéramos un euro digital que permita al menos parcialmente los pagos anónimos, ya no tendríamos privacidad en los pagos. Aunque parezca contradictorio, el euro digital puede promover la privacidad si se implementara un sistema de este tipo centrado en el anonimato”.

La indecisión del BCE

Según Gross, el mayor problema en este momento es que el BCE aún no ha definido el objetivo y las funciones del futuro euro digital. El año pasado, el BCE, en cooperación con los bancos centrales de varios estados miembros, probado cuatro opciones de diseño para la moneda digital. El primero fue el euro digital en la cadena de bloques KSI, el núcleo tecnología que utilizó el gobierno electrónico de Estonia.

La segunda opción es un euro digital construido en TIPS, un sistema de pago electrónico europeo lanzado en 2018. La tercera posibilidad es una solución híbrida que se encuentra entre la cadena de bloques y el sistema bancario convencional. Finalmente, el cuarto es un instrumento al portador, que es una especie de tarjeta de dinero que se puede usar para pagos o hardware capaz de procesar pagos fuera de línea sin acceso a Internet.

Estas son solo las posibilidades aproximadas, dijo Gross, y el BCE aún no se ha decidido por un diseño único porque la gama de aplicaciones potenciales del euro digital no está del todo clara.

Posibles riesgos geopolíticos

Proyectos como el yuan digital, la CBDC de China, podrían debilitar la posición del euro por completo, especialmente si los extranjeros también tienen acceso a usarlo. Las monedas digitales pueden hacer que sea más fácil y económico pagar en esa moneda, explicó Gross. En medio de la guerra entre Rusia y Ucrania, el tema de los pagos internacionales y las sanciones monetarias vuelve a ser geopolíticamente importante.

“El gobierno ruso dice que el gas ruso ahora debe pagarse en rublos”, dijo Gross. “En teoría, los chinos también pueden tener la idea de que los productos que tenemos que exportar, que actualmente se negocian en dólares estadounidenses o euros, deben pagarse a partir de ahora en la moneda china, por ejemplo, en el yuan digital”.

China puede fortalecer su moneda digitalizándola, y esto podría hacer que el euro pierda algo de su influencia en el futuro. Esta es la razón por la que el BCE debería moverse más rápido con el euro digital y decidir qué quiere obtener de la CBDC después de todo.

Esta es una versión corta de la entrevista con Jonas Gross. Puedes encontrar la versión completa aquí (en alemán.)

Fuente